Experiencia de cliente como herramienta de fidelización

 

La captación de leads es la base de todo negocio para hacerlo despegar o crecer. El éxito de una estrategia de generación de leads depende, entre otros factores, de la experiencia de cliente. Es decir, de la percepción que ese potencial cliente tenga sobre tu marca y de las emociones que le despierten.

La experiencia de cliente es el resultado de todas las interacciones que tiene con tu marca, por lo que engloba todas las acciones: desde el primer anuncio que ve, a la landing page en la que aterriza o los servicios de atención al cliente que le atiende tras la compra.

Esta experiencia no solo es importante en las primeras fases de captación de leads, sino que ayuda a fidelizar al cliente con vistas al futuro.

Recuerda que es más difícil conseguir nuevos clientes que fidelizarlos. Para ello vamos a analizar la experiencia de cliente como herramienta de fidelización.

 

 

Experiencia de cliente como herramienta de fidelización

Mantén la coherencia

La experiencia de cliente ha de ser coherente en todos y cada uno de los puntos de contacto. Esto significa que el grado de satisfacción y la percepción que tiene sobre tu marca ha de mantenerse en todas las acciones.

Estas acciones son bidireccionales. Pueden partir de tu negocio como, por ejemplo, con la optimización de la landing page que recabará sus datos para convertirlo en lead. En el lead magnet, que se descargue a través del formulario de suscripción y con la secuencia de emails implementada en la estrategia de lead nurturing, para aumentar la confianza que finalice en la venta.

O pueden surgir por su propia iniciativa, con un comentario en redes sociales que requiere una respuesta coherente o una llamada al servicio de atención al cliente.

Por supuesto, esta coherencia se extrapola a los puntos de contacto físicos, como la visita a un restaurante, a la clínica dental o a un hotel, en el que se espera el mismo grado de satisfacción en el trato todas las veces.

 

Conoce los puntos de contacto

Los puntos de contacto son todas y cada una de las interacciones que el cliente tiene con tu empresa.

Los ejemplos son múltiples, pero a priori vamos a destacar los anuncios que dan a conocer tu marca, la landing page que ofrece tus productos o servicios, la gestión óptima de las redes sociales para favorecer el diálogo, el instante de la compra y la recepción del producto o disfrute del servicio, el servicio de atención al cliente mediante el que resuelve sus problemas o solicita información y el servicio postventa que mejora su experiencia como consumidor.

 

No olvides la emoción

Al cliente le gusta sentirse reconocido y valora todos los detalles que fomentan, al mismo tiempo, su fidelización.

Si considera que tu oferta es la mejor, se convertirá en un cliente leal que no recurrirá a la competencia en busca de alternativas, pero si también consigues crear un vínculo afectivo, la relación de fidelidad será más difícil de romper.

 

En ACCOM ofrecemos soluciones de negocio centradas en la experiencia de cliente para que se sienta el centro de tu empresa.

Contacta con nosotros para diseñar una estrategia a tu medida.

 

Recommended Posts

X

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar